Vivir en Japón, testimonio de nuestros estudiantes: Roser Méndez

Foto cortesía de Roser Méndez

Hola,

Soy Roser, estudiante de la escuela Espai Wabi-Sabi. Soy PR, Event Coordinator & Virtual Assistant. Licenciada en Comunicación y con un Master sobre Japón y China Contemporánea. Para poder profundizar en mis conocimientos sobre el mundo empresarial japonés (con el que espero poder trabajar) y la sociedad japonesa, vine a hacer un internship de 4 meses en Japón. Concretamente en Kama-Shi, Fukuoka Ken en una Sakagura (さかぐら).  Viví dentro de la Sakagura (destilería de sake).

 

¿Cómo nació tu interés por Japón y el idioma japonés?

Mi interés por Japón viene de largo. Soy una aficionada a la literatura y siempre he sentido una fuerte conexión con el país y su cultura. Quizás esta conexión estaba algo idealizada inicialmente. Ya sabéis la parte romántica de la vida samurái y zen, la armonía, su “perfecta” eficiencia, y bla, bla, bla. Un perfil bastante alejado de la realidad 😊. Japón es un país que engloba un sinfín de contradicciones, de multiculturalidad y su rechazo a ella, de dificultades, de ineficiencia existente y con una rigidez normativa llevada al extremo, etc. Vamos un paraíso! Pero si ese lado oscuro me conquistó, el fácil lo tenía chupado 😊 Tanto, que hasta he hecho un master sobre el Japón contemporáneo. (Nota: sí, también veo anime. Me inicié con Cowboy Bebop y otras joyitas 😊; y no, no he aprendido japonés viendo anime, pero ayuda).

Después de esto, el siguiente paso era aprender el idioma. No puedes profundizar en una cultura sino dominas su lengua. Y en eso estamos. Claro que dominar el japonés requiere esfuerzo, esfuerzo y esfuerzo. A que ni lo imaginabais! Lol

 

¿Cuáles fueron los principales motivos que te impulsaron a emprender esta aventura?

Después de trabajar ininterrumpidamente los últimos años, necesitaba dar un giro a mi vida profesional. Así que decidí profundizar y conocer de primera mano tanto la sociedad japonesa como su cultura de negocios.  Y me fui a las zonas rurales (いなか – inaka) para ello. Si no lo aprendía allí, no lo aprendería en ninguna parte!! Por cierto, una experiencia que recomiendo a todo el mundo: olvidaros de Tokyo, iros a zonas menos populares.

 

Foto cortesía de Roser Méndez

 

¿Crees que es imprescindible aprender el idioma antes si quieres pasar una temporada larga en el país? ¿Cómo ha sido tu experiencia en este aspecto y qué barreras te has encontrado?

Para mí, que soy principiante en el idioma japonés y que quería involucrarme en el área de negocios, sí que ha sido una barrera no dominar el idioma. Diría que esta ha sido la principal barrera con la que me he encontrado. Por supuesto que también hay diferencias culturales, pero estas se subsanan con una mente abierta para entenderlas, preguntando y con respecto al otro. Hay que aceptar que vamos a cometer errores, porque no te engañes: te vas a equivocar. Sin embargo, no lo veo como un drama (bueno, vale, excepto en el momento que te equivocas, claro 😊), sino como un aprendizaje. Debes disculparte y explicar porque te has equivocado. No es diferente a lo que haría aquí.

Quizás mis compañeros que están en las grandes ciudades tienen una visión diferente, pero debo decir que, a pesar de mis limitaciones con el idioma, a mi me han ayudado en todo momento. Siempre han hecho un esfuerzo por entenderme, por enseñarme, por comprender lo que decía a pesar de las frases incoherentes que lanzaba. Es que mi lema era: tu habla cómo puedas y ya veremos dónde nos lleva. Efectivamente, también nos ha llevado a sitios insospechados!! Así y todo, el esfuerzo ha valido la pena.

 

¿Cómo ha sido tu evolución con el aprendizaje del idioma durante tu estancia en Japón?, ¿cómo es estudiar japonés en Japón?

La evolución ha sido increíble. De no entender nada de nada de lo que decían y pensar “de esta no salgo, Sensei no me acuerdo de nada, alguien que hable inglés por favor!!” a conseguir hacer frases completas expresando una opinión. Veamos, no os emocionéis que las frases eran básicas. Nada de subordinadas y doble subordinadas que incluyan al subjuntivo. Olvidaros de eso. Al menos no en tres meses de estancia. Lo mío era supervivencia. Frases en presente o pasado, básico, pero que incluían incluso adjetivos y expresiones de preferencia!! No está nada mal para una principiante 😊

Es cierto que yo no he ido a una escuela, sino que la escuela han sido los compañeros de la Sakagura y de las actividades en las que participaba. Sí que iba a clase 3 días a la semana. Pero no era un intensivo de japonés, por lo que mi experiencia es algo diferente 😊: está más basada en la pura supervivencia.

 

Como persona extranjera, ¿cómo has encontrado el proceso de adaptación e integración con las personas autóctonas?, ¿es fácil relacionarse con los japoneses?

Esta pregunta requiere de tiempo y un par de cervezas para discutir los diferentes puntos de vista. Mi opinión es sí y no (ya os he dicho lo de las cervezas…ehem..) Veamos, yo parto de la base de que la “guiri” soy yo. Por lo que soy yo, quien debe hacer el mayor esfuerzo de adaptación. Dicho esto, y para responder a tu pregunta creo que su sentido de la hospitalidad (ese concepto “guiri”), hacia la persona que acogen es tal, que te van a facilitar la adaptación e integración al entorno en el que estás. Te conviertes en una especie de “familiar adoptivo” en ese aspecto. Pero, siempre hay un pero, no pienses que accedes a ellos. Te ayudarán y te darán soporte pero no te incluirán en sus círculos: tú sigues siendo un “gaijin”. Para eso se requiere tiempo, esfuerzo y una gran capacidad de adaptación. Ahí si que hay una gran barrera. Claro que no es tan diferente de nosotros, no creéis? Veamos, cuantos de vosotros (mayores de 30) tiene amigos extranjeros en vuestros círculos? 😊

 

Cuéntanos una anécdota divertida que hayas vivido allí…

Ui, unas cuantas. Cómo mi política ha sido “tu di que sí a todo lo que te propongan” pues no os cuento en los líos en los que me he metido. Ehem! Por ejemplo, yo practico Kendo. Pues uno de mis compañeros de la sakagura pensó que para compensar el esfuerzo físico del kendo debía hacer estiramientos, y me invitó a una clase de Yoga. A la que yo accedí pensando que iba a una clase de Tai-chi. Mi sorpresa fue cuando vino a buscarme con un Mat de Yoga, que pretendía que me trajera de vuelta en la maleta, para ir a clase. En fin, ahí que nos vamos. Yo nunca había practicado yoga y esa era la primera vez. Bien, pues imaginar una primera clase de yoga en la que no entiendes muy bien que pasa ni lo que dice la profe tipo: abre las costillas, cierra el plexo lateral derecho mientras expiras…. Y le añadís el idioma japonés, el cual no entendéis, como guinda. Efectivamente: no me enteraba de nada. Es posible que inventara alguna posición nueva del yoga! Lol!. En fin, acabé agotada mentalmente. Pero volví todas las semanas! Era super-divertido: clases de japonés en Yoga Class!

 

Foto cortesía de Roser Méndez

 

… y el shock cultural más bestia que hayas sufrido.

Unos cuantos. Ya os he comentado que yo, me he equivocado en más de una ocasión.

Ya os he comentado que practico Kendo. Casi deporte nacional en Japón y casi desconocido en Europa. Mi nivel es bajo ya que empecé a practicar hace 2 años. Cuando pregunté si existía la posibilidad de practicar kendo en la sakagura me miraron entre sorprendidos y desconcertados. “Kendo? Practica Kendo?”. Cuando supieron que no tenía ningún Dan alucinaron. En Europa no es ningún problema empezar a practicar kendo cuando uno es adulto. De hecho, muchos empiezan pasados los treinta. En Japón yo practicaba con niños de 7 años (yo ya tengo 48) que eran los que tenían mi nivel!!! Lol! Pobres, no entendían que hacía una persona como yo con ellos. Los Sensei no tenían muy claro como tratarme, si como un principiante o como un igual cómo adulto que era. Lo que se, es que me acogieron cómo una más. Los sensei, con el máximo rango en el Kendo, estuvieron pendientes de mí y tuvieron la enorme paciencia de enseñarme en todo momento.  Al final de mi stage, varias mujeres adultas, que habían practicado kendo en la escuela, se unieron al entreno. Fue genial! No tengo claro si el choque cultural fue para mí o fue para ellos. Para mí, fue un honor y un regalo tener la oportunidad de aprender de ellos. Y que me aceptaran.

Al final los Sensei me regalaron un Tenugui con mi nombre en romaji  y un bokuto (espada de madera) con mi nombre en katakana escrito. Me emocioné 😊

 

¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos de la cultura japonesa?

Difícil escoger una sola cosa en ambos lados. Me gusta su sentido del respecto al otro, su educación exquisita, su cocina, su literatura, su anime, su profesionalidad en el trabajo, su entrega… No me gusta tanto su rigidez y falta de flexibilidad, el exceso de normas a seguir (muchas de las cuales considero no prácticas) y un exceso de jerarquía en casi todos los aspectos de la vida económica y social. Pero el balance es positivo. Vaya veo que esto también nos daría para otra tarde de cervezas y una interesante discusión 😊

 

Foto cortesía de Roser Méndez

 

Mucha gente nos pregunta y está preocupada por el coste de vida en Japón. Basado en tu experiencia, dirías que Japón es caro?, ¿se necesita mucho dinero para pasar una temporada en Japón?

Yo soy de Barcelona y vivo en Niza, en el sur de Francia. Si casi me ha parecido barato Japón!!! Sinceramente sí, necesitas dinero para pasar una temporada en Japón. Pero dónde no lo necesitas? Creo que si estás en Tokyo / Osaka los precios serán mas elevados que si estás en Fukuoka o Hokkaido. Un tema a considerar. Pero no creo que el día a día sea más caro en Japón que en Niza o Barcelona. Un equivalente a nuestro menú tendría un coste aprox de 8/ 10€ por ejemplo. En general creo que es algo más caro la tecnología, alojamiento y transportes. El shinkansen (tren bala) es caro, por ejemplo. Olvidaros de billetes a 25€ tipo AVE.

No consideraría Japón, un destino “barato”, sino más bien equivalente a una ciudad europea.

 

¿Qué consejo darías a las personas que quieren venir a Japón a tener una experiencia similar a la tuya?

Que no se lo piensen y vengan. La experiencia es tan brutal que vale la pena el esfuerzo que supone. Descubriréis comidas inimaginables (porque os vais a equivocar al pedir en el menú y os van a traer cosas diferentes a las que esperabais) y deliciosas. Vais a ver un país lleno de contrastes: positivos y negativos, que os van a hacer ver Japón con otros ojos. Unos ojos más abiertos y enriquecidos por la experiencia. Vais a aprender sobre vosotros mismos (soy de la opinión que uno siempre tiene espacio para mejorar y aprender). Vais a conocer vuestros límites, vuestra capacidad de adaptación a nuevos entornos y vais a vivir experiencias únicas.

 

Ya para acabar y a modo de resumen, ¿cómo valoras tu experiencia de haber vivido en Japón?

Brutal. La volvería a repetir con los ojos cerrados.

 

Ah, se nos olvidaba… una pregunta más… ¿cuál es tu palabra japonesa favorita?

Sólo una? Ramen. :p

 

¡Muchas gracias Roser por tomarte el tiempo en contestar nuestra entrevista!

Roser Méndez

Twitter: @KomorebiCom

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.