Nuestras clases se basan en el aprendizaje y la puesta en práctica de todos los aspectos del idioma japonés (gramática, comprensión lectora, compresión oral, conversación y vocabulario).

Inicialmente la gramática ocupa la mayor parte de las clases. Se explica en idioma español y se van introduciendo las explicaciones en idioma japonés a medida de que la compresión del alumno en el idioma va aumentando. A partir de un nivel intermedio las clases se explican mayoritariamente en japonés.

En la clase combinamos la explicación gramatical con ejercicios de compresión lectora, kikitori (compresión oral), prácticas de conversación y juegos y vídeos (en función del nivel de cada alumno) para ir desarrollando todas las vertientes del idioma. En el caso de clases en grupo se trabaja también con ejercicios en pareja y de interacción con el resto de los estudiantes.

La gramática básica del idioma japonés se aprende mayoritariamente en los dos primeros cursos, a medida que el alumno va avanzando y obtiene una buena base gramatical, el tiempo dedicado a practicar la compresión oral y la conversación aumenta para conseguir un dominio del idioma sólido.

Para los alumnos que empiezan sin nociones del idioma japonés, se trabaja inicialmente en el aprendizaje de los silabarios hiragana katakana. Posteriormente se va introduciendo progresivamente el aprendizaje de los kanji.

Semanalmente suelen haber deberes para que el alumno repase y vaya integrando los contenidos aprendidos durante esa semana en clase y le dedique en casa unas horas más al idioma.

Si quieres conocer la evolución que tendrás con el aprendizaje de la lengua japonesa como estudiante de nuestra escuela, puedes consultar la siguiente infografía: